La cámara de vigilancia inalámbrica está diseñada para la protección de vídeo como parte de un sistema de seguridad. Instalado en una habitación o una habitación dedicada, se activa de forma remota por el usuario o mediante la activación de un detector. Este dispositivo complementa efectivamente un sistema de alarma al proporcionar la capacidad de ver o grabar imágenes de vídeo de la escena en caso de una alerta.

En esta guía para la cámara de vigilancia, averigüe qué necesita saber sobre estos modelos específicos. Hablamos de una cámara de vigilancia inalámbrica cuando la cámara puede enviar las imágenes que captura a través de una red inalámbrica como Wi-Fi. sigue siendo necesario para el suministro de energía de la cámara si no funciona con baterías o batería.

¿Por qué elegir una cámara de vigilancia inalámbrica?

Hay muchas cámaras con cable baratas, pero la instalación de un sistema con cable es una limitación importante para la instalación. La cámara de vigilancia inalámbrica levanta esta barrera: es suficiente para verificar que la ubicación elegida se encuentre dentro del área de cobertura del equipo con el que se requerirá la comunicación diaria. El alcance de una red Wi-Fi puede alcanzar varias decenas de metros, por lo que la cámara inalámbrica es adecuada para la mayoría de las instalaciones.

De esta manera, trae una instalación rápida: no se espera un sitio de construcción grande, y no será necesario colocar una captura específica o sangrar en sus particiones. El único requisito previo será instalar cerca de una fuente de alimentación si el modelo seleccionado no funciona con baterías o batería. En la vida cotidiana, la tecnología inalámbrica es una garantía de comodidad y flexibilidad, ya que simplemente puede mover su cámara de una habitación a otra.

¿Cuáles son los diferentes tipos de cámaras inalámbricas?

Existen muchos modelos de cámaras de vigilancia inalámbricas que se distinguen por sus características técnicas específicas y el uso de algunas tecnologías muy específicas. Por ejemplo, las cámaras fijas se distinguen de aquellas con un motor pequeño que permite que la lente escanee un área determinada, automáticamente o con control remoto.

Las capacidades ópticas también pueden variar en proporciones significativas. Por ejemplo, hay cámaras de vigilancia con zoom óptico, mientras que otras simplemente utilizan la ampliación digital.

Finalmente, nos interesarán las cámaras de infrarrojos con visión nocturna, así como los modelos especialmente diseñados para instalarse en exteriores. En este caso, la cámara inalámbrica generalmente es resistente al agua y al clima, y ​​está provista de un pie de montaje adaptado a una pared de concreto o ladrillo.

De este modo, la cámara de vigilancia inalámbrica permite equiparse con un dispositivo de videovigilancia sin que sea necesario llevar un cable (red, cable coaxial, etc.) a su ubicación física. Por lo tanto, es mucho más flexible, tanto en términos de instalación como para el manejo diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Jose Almela .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Banahosting https://www.banahosting.com/es/politicas-privacidad.shtml.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.